Vie. Oct 23rd, 2020

diariodevichada

Otro sitio realizado con WordPress

Proyecto penaliza con cuatro años de cárcel el acoso callejero – Congreso – Política

4 min read



Quien sin mediar consentimiento, acose, asedie física o verbalmente, realice exhibicionismo, tocamientos, filmaciones o cualquier otra conducta de connotación sexual contra otra persona pagará con hasta cuatro años de cárcel. Por lo menos así lo contempla un proyecto de ley radicado por la bancada de mujeres de la Cámara. 

En entrevista con EL TIEMPO, la representante Katherine Miranda, autora del proyecto, aseguró que “la mayoría no asocia el acoso callejero con la violencia sexual, por eso es urgente visibilizarlo y erradicarlo”.

(Vea también: Buscan que piropos y otras formas de acoso callejero sean delito)

¿Por qué considerar como delito de cárcel el acoso callejero?

Porque el acoso sexual callejero vulnera de manera reiterativa los derechos de las mujeres, su tranquilidad, confianza, seguridad e integridad sexual. Y les impide el derecho de usar y disfrutar la ciudad.

La mayoría no asocia el acoso callejero con la violencia sexual, por eso es urgente visibilizarlo y erradicarlo.

El acoso callejero es el preámbulo de otras formas más graves de violencia sexual.El acoso sexual en espacio público o de acceso público es un problema presente en todo el mundo, así lo hacen ver las encuestas realizadas en la estrategia de Naciones Unidad Ciudades Seguras, el acoso sexual callejero inhabilita al disfrute y goce de los derechos de las mujeres, sobre todo, en el espacio público por miedo a un tocamiento indebido, hostigamiento o encontrarse con un exhibicionista, entre otros.

¿Cómo haría la víctima para probar que existió acoso en espacio público en su contra?

Este es uno de los mayores retos debido a que cada caso tendrá sus particularidades y todo dependerá del material probatorio disponible o que se pueda recopilar para probar dentro del proceso que determinada persona incurrió en el delito.

Este delito podrá ser investigado oficiosamente, por lo que el Estado juega un rol fundamental en la persecución de quienes realicen este tipo de conductas.

Buscamos que el potencial delincuente se abstenga de realizar este tipo de conductas

En Bogotá, por ejemplo, a partir de Ciudades Seguras se creó un protocolo para mejorar la rapidez en la denuncia de la mano con el trabajo interinstitucional.

Por ejemplo, en TransMilenio cuando ocurre un hecho de acoso sexual se activan una especie de alarmas para que en la próxima estación se retenga al victimario, también se puede acudir directamente a la Línea Púrpura.

Esperamos que, con la tipificación de un delito autónomo, las denuncias por estos hechos aumenten y que el mayor número de ciudades en Colombia adopten protocolos de respuesta rápida cuando se presente un caso.

¿El asunto del acoso callejero es una conducta que se puede combatir con cárcel o es más efectiva la pedagogía para cambiar estas conductas?

Considero que el cambio cultural es un factor determinante para combatir esta conducta, sin embargo, como todo cambio cultural, este se efectuará lentamente y se deberán implementar distintas medidas.

El proyecto de ley propone que el Gobierno Nacional y los entes territoriales trabajen articuladamente en la pedagogía y concientización en la ciudadanía para que se entienda que este es otro tipo de violencia sexual, que afecta principalmente a las mujeres.

También, penalizando la conducta, tratamos que esta sea reconocida por la gravedad que implica, sin eufemismos y como un comportamiento agresor de los derechos de libertad e integridad sexual de las víctimas.

(También le puede interesar: Histórico fallo amparó los derechos laborales de un domiciliario)

¿Qué efectos tendrá este proyecto en la presión sobre el sistema carcelario?

La crisis del sistema carcelario es innegable, es una crisis humanitaria de proporciones gigantes, pero el problema es estructural, no creo que la solución se limite a que el Estado en el marco del diseño de su política criminal deba abstenerse de tipificar nuevos delitos por temor a generar más presión sobre el sistema, ese sistema necesita otro tipo de soluciones de fondo.

Por otro lado, tampoco es que esperemos llenar la cárcel de acosadores sexuales callejeros, nuestra intención va más enfocada a que tanto la tipificación del delito como la pedagogía preventiva que se haga al respecto sean lo suficientemente disuasorio como para que el potencial delincuente se abstenga de realizar este tipo de conductas.

¿Cómo hacer para incentivar la denuncia de estas conductas?

Es importante que se cree un protocolo para la denuncia del acoso callejeroa de aplicación nacional.

En Medellín y Bogotá están implementado el protocolo para la denuncia del acoso sexual callejero que tiene definidos diferentes procedimientos para realizar las acciones necesarias cuando se menoscaba la integridad con este tipo de actuaciones. El de Bogotá se llama Muévete Segura, por ejemplo.

¿Hay ambiente en el Congreso para este proyecto?

En efecto, lo firmaron la mayoría de las mujeres representantes a la Cámara. Como muestran las cifras somos nosotras y en nuestra juventud quienes sufrimos más del acoso, del hostigamiento en los espacios públicos con connotación sexual o cualquier otra de las conductas que describimos en el tipo penal que proponemos.

POLÍTICA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Copyright © All rights reserved. | Newsphere by AF themes.