dom. Feb 23rd, 2020

diariodevichada

Otro sitio realizado con WordPress

En 2019, la inseguridad aumentó en un 17% en Quito

4 min read



En La Vicentina, en el norte de Quito, todos recuerdan la rutina de Jaime. A las 05:30 salía a trotar. A las 16:00 compraba pan en una tienda frente a su casa. La mañana del 25 de agosto del 2019, cuando hacía deporte, fue apuñalado por unos desconocidos, quienes habrían intentado robarle. Tenía 78 años cuando murió.

“Desde que pasó lo de don Jaime, ya no nos sentimos seguros de caminar a ninguna hora”, dice Félix, quien ha vivido 60 años en ese barrio.

En La Ferroviaria, en el sur de la urbe, los vecinos cuentan historias de robos de negocios, de riñas por drogas y de asaltos a transeúntes. “A la señora de la frutería le robaron cuando cerraba el negocio”, relata Rosario, quien ha vivido allí 30 años. “En agosto del año pasado les apuñalaron a dos muchachos por robarles”, agrega otro morador.

La inseguridad en la capital preocupa también a la Policía. Fausto Salinas, comandante del Distrito Metropolitano de Quito, dice que desde el 2019 se observa un fenómeno. “Antes los delitos se cometían el fin de semana, ahora tenemos incidentes desde el miércoles hasta el domingo a toda hora”.

Los datos del Ministerio de Gobierno señalan que el 2019 hubo un incremento en cinco delitos en la urbe: robo de personas, motos, autos, locales comerciales y homicidios (ver infografía). En el 2019, la tasa de inseguridad en Quito creció en un 17%, revela Salinas. “Este año estamos ya reduciendo esas cifras. Hemos identificado puntos rojos, estamos trabajando con 2 000 agentes de Inteligencia y hemos hecho grandes intervenciones”.

En la casa que habitó Jaime, en La Vicentina, hay un letrero que advierte que la propiedad está protegida con cámaras de vigilancia y con alarmas. Unas cuadras más lejos hay otro cartel: “Barrio organizado. Cualquier ladrón será detenido. ¡No se exponga!”, se advierte.

Para Gonzalo Arroyo, morador de La Vicentina, la inseguridad le ha obligado a tomar medidas de autoprotección. “Yo no camino solo. Si ya es tarde llamo a mis amigos para que nos acompañemos a la parada de bus o a donde sea”.

A Cristian, de 27 años, le robaron el celular, la mochila y una laptop el 23 de enero de 2019, en la av. Gaspar de Villarroel. Cuenta que salió de clases de la universidad y se dirigía a su vehículo que había parqueado a cinco cuadras de distancia. “En el trayecto me agarraron tres hombres, uno estaba armado con un revólver. Pero lo que más me sorprende es que apenas eran las 17:00”.

Las FF.AA. realizan un control de armas en el sector de La Alameda, en el centro. Foto: Patricio Terán / EL COMERCIO

Para la Policía y las Fuerzas Armadas, la respuesta para mejorar la seguridad es aumentar los operativos. Los militares realizan 21 controles de armas por semana en distintos puntos del Distrito. La Policía, en cambio, desarrolla desde el mes pasado “megaintervenciones”. Se trata de operativos en donde agentes de Antinarcóticos, de la Policía Judicial, Dinapen, Departamento de Violencia Intrafamiliar y personal de las comisarías ingresan a un barrio y retiran armas, drogas, libadores y arrestan a sospechosos.

Salinas dice que estos megaoperativos “tienen una gran efectividad”. En la intervención que se realizó en La Marín, el pasado 6 de febrero, los agentes detuvieron a 66 personas que tenían boletas de captura por robo a personas, a domicilios, de motos, tenencia de armas, microtráfico y contravenciones.

En ese operativo se hallaron tres armas de fuego y ocho armas blancas. Se recuperó cuatro motos y un auto que estaban reportados como robados.

En el sector de Carapungo, en el norte, los moradores se han organizado en “brigadas cívicas”. Marco, uno de los moradores, cuenta que ahora no solo están alertas ante robos sino que a través de grupos de Whatsapp también informan sobre casos de violencia hacia mujeres o niños dentro de los hogares; se alerta sobre mendicidad y sobre libadores.

“Aquí los problemas de la inseguridad son, sobre todo, por la venta de drogas y el consumo en los parques. Pero hemos prohibido esas cosas y los buenos vecinos nos vamos a tomar esos espacios”, señala.

Para la Policía, otra meta de este año, para reducir la inseguridad, es potenciar el trabajo de las unidades de Policía Comunitaria y lograr un acercamiento con los moradores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Copyright © All rights reserved. | Newsphere by AF themes.